.

Editorial Septiembre 24'2021

Editorial Septiembre 24’2021

23 septiembre, 2021
|
0 Comments
|

¿Cómo controlar mi propia ansiedad como papá/mamá durante la reapertura de la escuela?

Ms. Lupita Betancourt / Directora de Preescolar

¿Qué modelo debo elegir? ¿Cómo están trabajando en la escuela? ¿Será espacio seguro? ¿Cómo es que los casos siguen en aumento? ¿Es más prudente mantener a mi hijo en casa? ¿Por qué las autoridades deciden eso? ¿Por qué hacen algo de lo que no estoy de acuerdo?

¿Les suena familiar? Estoy segura que como papás alguna de estas preguntas ha pasado por nuestra mente. 

Son tantas las decisiones difíciles de tomar y la responsabilidad como padres de asegurar lo mejor para nuestros hijos que es muy normal sentir en algún momento “ansiedad” y miedo. 

Tomar estas decisiones puede ser estresante y cada familia tendrá que analizar su entorno y factores a considerar. Puede ser que mientras una familia necesite tener a sus hijos en la escuela, por lo menos en el modelo híbrido, otra familia sienta que es imperativo mantener a los niños en casa.

Según la Dra. Rachel Busman, directora del Anxiety Disorders Center del Child Mind Institute, en su conferencia”Parenting During the Coronavirus, “Los niños pueden presentar dificultades para volver a la escuela en estas circunstancias, pero los adultos tienen muchas más dificultades”. Ella señala que  incluso los padres que pudieron controlar la ansiedad anteriormente, ahora lo están encontrando cada vez más difícil.

Pensar en cómo manejar la ansiedad y tolerar la incertidumbre son habilidades importantes para todos, pero para los padres son aún más esenciales. Entre otras cosas, la ansiedad suele hacer que perdamos la calma con más frecuencia. 

No existe una solución única para la ansiedad, pero hay algunas estrategias generales que puede personalizar para manejar sus desafíos específicos. Aquí le ofrecemos algunos tips para ayudarnos a mantener la calma.

  • Enfóquese en lo que usted pueda controlar. 

“La incertidumbre es muy incómoda”, “Es muy agotador y, al final, usted no va a ganar” dice la Dra. Busman.

En su lugar, la Dra. sugiere que practiquemos la aceptación. “La ansiedad sobre lo que pasará con la escuela es tan alta que debemos tratar de establecer un marco en el que la flexibilidad sea lo nuevo. La situación probablemente va a cambiar. Los niños pueden ir y venir entre formas de aprendizaje a distancia y presenciales. Pero todos estamos haciendo lo mejor que podemos”.

  • Mantenga conexiones sociales

Si usted se desconectó de su círculo social, es hora de reconectarse. No es necesario recrear la vida social completa que teníamos antes de la pandemia, sólo hay que seleccionar algunas personas. Acérquese a amigos cercanos que lo escuchen y lo apoyen (virtualmente o de manera presencial, pero con cautela), así como a personas que puedan hacerlo reír y apartar la mente de la angustia que hay en estos momentos en su vida.

  • Tome descansos cuando los necesite

La ansiedad no tratada puede hacer que se sienta irritable y abrumado. Si su hijo lo bombardea con preguntas en medio de una actividad importante o al final de un largo día, es posible que de repente se encuentre hablando de forma brusca.

Para esto, puede ser de ayuda hacer un “alto” y respirar antes de responder.

“Dígale a su hijo que usted necesita unos minutos, que vaya a su dormitorio o en su caso usted retírese unos minutos”, aconseja la Dra. Becky Bailey, fundadora de nuestro programa de Disciplina Consciente.

 La Dra. Bailey sugiere tener un “espacio seguro” en casa donde podamos realizar respiraciones conscientes para ayudarnos a conseguir la calma. “Respire profundamente cinco veces y luego considere la causa de su estrés”

Es muy importante asegurarnos de que ellos entienden que no es culpa suya. No sólo se sentirán menos estresados, sino que también estarán creando un modelo de cómo manejar la ansiedad y transmitir sus sentimientos a los demás.

  • No dude en buscar ayuda

Si ha intentado estrategias informales y no están funcionando, se recomienda buscar a un profesional. 

La ansiedad es común, pero no tiene por qué ser parte de su nueva normalidad.

X