.

Editorial Sept 18'2020

Editorial Sept 18’2020

15 septiembre, 2020
|
0 Comments
|

Usando el poder de las palabras para conectar con mi hijo/a

Por Lic. Mónica M. González / Psicóloga Primaria Mayor

En el contexto de quedarnos en casa para cuidarnos, buscamos mantener la organización entre el trabajo, la crianza, las tareas de la casa, la convivencia familiar, así como crear un ambiente de colaboración y comunicación con cada integrante, lo cual forma parte del día a día en nuestra comunidad y es la prioridad en cada hogar.

Es por eso que debemos identificar a nuestros aliados, teniendo como herramienta principal nuestro lenguaje, es importante saber el poder de nuestras palabras, ya que el lenguaje moviliza a las emociones,  y al decirle a alguien que lo queremos, estamos propiciando emociones positivas de amor y confianza.

Por lo tanto, las palabras ayudan a conectar con nuestra familia, pero debemos cuidar lo que decimos delante de nuestros niños o adolescentes, ya que buscamos crear cercanía y no distancia.

Estas son algunas recomendaciones para conectar creando vínculos positivos con nuestros hijos:

  •  *Todas las emociones son bienvenidas, las positivas y las negativas, siempre y cuando aceptemos cuando las emociones negativas sobrepasan nuestra paciencia, debemos aceptarlas y así regularlas.
  • *Identificar qué recursos tenemos como familia y la exigencia que aplicamos a dichos recursos, es por eso que en la parte de acuerdos y compromisos en casa, debemos incluir a todos los integrantes y escuchar sus opiniones. 
  • *Empoderar a los hijos, mencionando constantemente afirmaciones positivas de lo que son capaces de lograr y hacer, confiar en sus fortalezas y brindar responsabilidades con pequeñas tareas que los hacen cada día más independientes.
  • *Cuando hay diferencias entre padres e hijos, debemos ser nosotros lo que busquemos y controlemos nuestras emociones, y con esto, modelar el autocontrol (pedir que vuelva a repetir lo que dijo, o indicar que no escuchamos), brindando la oportunidad de que en ese tiempo reflexione sus palabras y corrija o que exprese por qué lo dijo.
  • *Acercarnos cuando herimos con nuestras palabras, pidiendo disculpas (indicar que hablamos desde nuestro cansancio o preocupación y no buscamos lastimar) y facilita que ellos lo modelen. Cuando un adulto o autoridad dice lo lamento e intenta solucionar, deja un aprendizaje significativo creando una conexión con los niños o adolescentes. 
  • *Practicar la gratitud, buscando ser agradecidos con lo que tenemos. Favoreciendo que ellos lo reconozcan y comenzar o terminar el día con lo que agradecemos y apreciamos. Con esto evitamos maximizar las emociones o situaciones negativas que pasaron durante el día.
  • ________

Si escogemos con cuidado las palabras de nuestra rutina diaria, el impacto en las emociones y comportamientos será positivo, los invito a comenzar aplicando algunos de los puntos mencionados para marcar la diferencia.