.

Editorial 14 de febrero

Editorial 14 de febrero

11 febrero, 2020
|
0 Comments
|

La importancia de las redes de apoyo familiares

En la celebración del día del amor y la amistad, queremos compartirles la importancia de tener una red de apoyo y de ayudar a nuestros hijos a que también identifiquen la suya para sentirse más seguros, más amados y con mayor confianza.

El concepto de redes de apoyo es bastante común en ámbitos de salud, y en ciertas ocasiones, es confundido o mal llamado redes sociales. 

¿Qué son las redes de apoyo?

“Un grupo de personas, miembros de la familia, amigos y otras personas, capaces de aportar una ayuda y un apoyo tan reales como duraderos a un individuo o a una familia” (Speck, 1989)

Las redes de apoyo familiar y social constituyen una fuente de recursos materiales, afectivos, psicológicos y de servicios, que pueden ponerse en movimiento para hacer frente a diversas situaciones de riesgo que se presenten en los hogares, como falta de dinero o empleo, como apoyo en caso de una enfermedad o para el cuidado de niñas, niños o personas adultas mayores. Nos referimos a las redes mediante las cuales las personas crean lazos entre sí para brindarse apoyo y no

a las extendidas redes virtuales que cada vez cobran mayor importancia con las tecnologías de la información.

Puede que conozcamos el concepto y que lo manejemos de manera cotidiana pero ¿Para qué sirve?.

Las funciones principales son:

  1. Compañía social (por eso las confundimos con redes sociales)
  2. Apoyo emocional (las mascotas también entran en este rubro)
  3. Guía cognitiva y consejos
  4. Regulación social (cuando tus amigos te advierten que te estás equivocando)
  5. Ayuda material y servicios

 

Una red de apoyo sólida implica identificar con quién podemos acudir en caso de tener una dificultad, es decir, como su nombre lo indica, en quién nos apoyamos. Por lo general tenemos identificados los servicios más importantes o necesarios: centro médico, números de emergencia, lavandería, supermercado, farmacia, etc. Pero cuando se trata de cuestiones personales más íntimas esto se vuelve más complicado.

Pero, ¿sabemos reconocer cuando tenemos un problema?

¿Sabemos reconocer cuando necesitamos ayuda?

Muchas veces la falta de un lazo en nuestra red de apoyo resulta porque no sabemos reconocer cuándo necesitamos ayuda o pudiéramos llegar a necesitarla, aislándonos de las personas o no procurando círculos sociales.

Tomemos una pausa y evaluemos nuestra red de apoyo emocional ¿En quién confío? ¿Quién me apoya? ¿Quién me escucha? ¿A quién pido consejo?. Puede ser que nunca hayamos tenido que hacer uso de ella, pero es indispensable saber que hay gente que puede estar ahí para mí.

No siempre tenemos que acudir necesariamente con alguien cuando tenemos problemas, es importante aprender a resolver nuestros conflictos nosotros mismos. Pero también es importante aprender a reconocer cuándo las cosas están fuera de nuestro control y saber que podemos permitirnos ser apoyados, por nuestra familia, amigos o considerar acudir con un profesional.

Fuentes:
Instituto Nacional de las Mujeres. (2015). Cómo funcionan las redes de apoyo familiar y social en México. http://cedoc.inmujeres.gob.mx/documentos_download/101244.pdf
Guerra, David. (2016). “La importancia de las redes de apoyo”. http://www.davidguerra.com.mx/redes-de-apoyo/