.

Editorial 18 de Octubre

Editorial 18 de Octubre

17 octubre, 2019
|
1 Comment
|

“Quiero que estés aquí, conmigo”

Hace un par de meses comenzamos un proyecto en familia, mi cabeza solo podía pensar en los extraordinarios resultados que tendría al llegar a esa meta, incluso solía imaginar las sonrisas de ellos al cumplir tan dichosa proeza. 

Puse manos a la obra, dediqué todo mi ser para proyectar y buscar potencializar mi esfuerzo para obtener excelentes resultados, un día al estar tan ocupado, mi hijo se acerca y me dice al oído algo que hizo detenerme en todos los aspectos. “Quiero que estés aquí, conmigo” mi mente envuelta y dedicada al futuro había olvidado mi presente. Es complicado expresar lo que mi mente concibió en ese momento al darme cuenta que lo único que él necesitaba era mi presencia completa, sin distracciones, sin regalos o viajes, ni siquiera tenía que utilizar una vestimenta especial para hacer lo que me pedía, solo estar con él. 

Muchas veces como educadores y padres de familia, nos olvidamos de las cosas sencillas que necesitan nuestros alumnos/hijos. Una sonrisa desinteresada, un abrazo, un halago, pero sobre todo, tiempo. Nada es más valioso que el tiempo que entregamos a su desarrollo, el tiempo que no vuelve atrás y que pareciera infinito aquel del que no nos preocupamos por que siempre hay de sobra. 

En ocasiones pienso: cuando logre la meta, entonces podrá sonreír y tendremos tiempo para disfrutarlo; cuando tenga aquello que anhelo, entonces en ese momento tendré tiempo de ser feliz. Quizá tal vez han leído la frase de: cuando me retire entonces haré con mi tiempo lo que siempre quise. 

Mi hijo me dio una lección inolvidable, los niños no ocupan nada más para ser felices, solamente la presencia de esas personas que forman parte fundamental para el desarrollo de todo su ser, su familia, no nos piden lujos, viajes, casas, etc. nos piden tiempo. 

Tiempo para sentirlos, para verles sonreír, para escuchar cada locura de su imaginación, incluso ser cómplices de sus aventuras, batallas épicas que son creadas por juguetes que parecen cobrar vida cada vez que son tomados por sus manos y con sus voces realizar prodigios. 

Hoy haz el propósito y realiza lo siguiente:

  1. Busca a tu hijo
  2. Tírate al suelo 
  3. Juega  
  4. Sean felices
  5. Aprende de él
  6. Ámalo y bésalo, el tiempo corre tan rápido que es posible que lo estemos gastando en tonterías. 

 

Me gustaría escuchar su opinión, por favor no dude en escribirme a cmaldonado@inglesamericano.edu.mx o bien a través de Twitter @MrCiriloM

Saludos y excelente día 

Cirilo Maldonado Obregón